Canfesiones


Canfesiones


se puede enviar en 2 días

20,00
El precio incluye el IVA y el envío


La vida vista por un perro a través
de las cartas escritas por él a su ama

AUTOR: Charo Plá

FORMATO: 16x23 cm

 

SINOPSIS

Muchos tenemos un animal de compañía. Esa mascota que sin darnos cuenta se convierte en un miembro de la familia más. Un ser querido que no puede faltar en nuestras vidas porque nos acompaña y nos comprende. Aunque éste sólo ladre, maúlle o píe.
En este libro encontrará una de esas historias de afecto protagonizadas por un animal y su dueño. Pero no es una historia más. En Canfesiones conoceremos a Can, un perrito blanco que hizo ver a su ama, Charo, la vida de otra manera.
    
Muchos son los estudios que demuestran que la compañía animal favorece las terapias en muchas enfermedades, como el autismo, la depresión o el alzheimer, llegando incluso a aportar mejoras en la calidad de vida. Y es que muchas veces son ellos quienes ayudan a configurar la propia personalidad porque todos los seres vivos estamos mucho más intercomunicados entre nosotros de lo que creemos.  Escritas en forma epistolar, la conducta humana aparece considerada por la mirada limpia de un perro que ignora conceptos tan inherentes al ser humano como son el dinero, el tiempo, el más allá y el ansia de poder que caracteriza a las personas. Pero en la conducta perro-amo, el amo siempre saldrá ganando pues, sin lugar a dudas, jamás podrá el amor tener mejor biógrafo que su perro.

 

BIOGRAFÍA

La autora, Charo Plá, ya había plantado su árbol y tenido dos hijos. Ahora sólo le faltaba lo de escribir un libro. Y como mantiene la opinión de que más vale tarde que nunca y que el alimentar una ilusión es lo que realmente te mantiene en forma mental y física, aprovechó el inmenso amor que sentía por su perro para redactar y sacar a la luz estas Canfesiones que aquí se contienen. Cuando se le pregunta su edad, Charo siempre responde: "nací el mismo día que el toro mató a Manolete". Muchos se la adivinan: 66 años.
Se define a sí misma como “una persona del montón”, de esas que se dejan llevar por la belleza innata de las cosas. Decidida a contar su historia con el ser vivo que más la ha querido (y eso que la han querido mucho), escogió para vivir una de esas ciudades ‘preciosas’ por naturaleza: Aranjuez.
Sin miedo al paso del tiempo, a Charo no le importa que la vida se le llene de años porque sabe cómo llenar esos años de vida. Ocurre del mismo modo con Can, a quien no le afecta el transcurrir de los inviernos: Can, no tiene edad porque Can es eterno.

 

Examine esta categoría: Narrativa, Filosófica marinera, en clave de humor.